¿Qué necesito para estudiar medicina?

¿Qué necesito para estudiar medicina?

Una de las preguntas con que más frecuentemente me hacen en redes sociales, particularmente estudiantes de preparatoria que quieren ser médicos en el futuro. Y si bien no existe una receta universal para lograr acceder y culminar la carrera satisfactoria, sí existen algunos puntos clave que pueden servirte para guiarte en caso de que pienses seguir este camino

1. Una gran curiosidad y amor por el conocimiento

Necesitas convertirte en un filósofo en el sentido más estricto de la palabra, un amante del conocimiento, no por nada el médico es el eterno estudiante, conforme más sepas más te darás cuenta de lo poco que sabías y de lo mucho que te falta por aprender. Hasta ayer tal vez sabías que existían 3 macromoléculas: carbohidratos, lípidos y proteína, pero cursando la materia de bioquímica sabrás cómo se producen y más aún, como todo el cuerpo forma un increíble entramado donde, idealmente, todo funciona y embona de una manera en particular. Puesto que siempre tendrás un tema pendiente por estudiar, ya sea porque no lo conoces o porque necesitas repasarlo por X o por Y, es imperativo que ames aprender y conocer, pero que también estés preparado para toparte con términos como: idopático, criptogénico o esencial, términos que necesariamente engloban el hecho de que no sabemos todo y muy probablemente nunca logremos comprender el 100% del cuerpo humano.

2. Tolerancia a la frustración

Todas las carreras que existen conllevan, de manera inherente, diferentes niveles de frustración y estrés, esto no es un misterio para nadie. No es que necesariamente el ejercicio de la medicina tenga que ser frustrante o estresante, para todo o casi todo existen diferentes especialidades, si te gusta la adrenalina seguramente te inclinarás por cirugía o urgenciología; si por el contrario optas por un ambiente más tranquilo existe la posibilidad de especializarte en radiología o patología. El punto al que quiero llegar estriba más de la imposibilidad de saberlo todo en medicina, NUNCA lo sabrás todo, siempre habrá una pregunta que no puedas contestar, un examen en el que indefectiblemente tendrás una mala calificación y, mucho más importante, un paciente que hagas lo que hagas morirá. Estas son verdades que vale la pena tener claro desde ya, para evitar después encontrarte con que no te gusta a lo que te dedicas.

3. Capacidad de adaptabilidad

Existen dos tipos de conocimiento fundamentales, el teórico y el práctico. Cuanto más básica sea una ciencia o conocimiento más se asemejarán el uno al otro; a la inversa cuanto más aplicado sea este distarán cada vez más. La medicina es una ciencia ecuménica en el sentido de que tenemos ambas partes, pero el componente humano, y la falta de modelos o leyes absolutas que rijan provocan que en ocasiones las cosas sucedan de manera inesperada, desde recuperaciones milagrosas hasta el empeoramiento de un paciente técnicamente poco grave. Para esto requerimos adaptabilidad, las circunstancias cambiarán siempre, el conocimiento avanzará pero la única constante debe de ser nuestra capacidad de adaptación y preparación continua.

4. Perseverancia

Es una característica de todo buen médico, la perseverancia en este caso se refiere en parte a la cuestión académica, como mencioné antes, el médico es el eterno estudiante y por lo tanto debe de ser disciplinado en cuanto al estudio. Sin embargo el ser perseverante no se limita al aspecto de adquirir conocimiento y actualizarlo únicamente. Otro aspecto en el que cabe ser perseverante es en nuestro actuar, de esta manera se evitan muchos errores, en hospitales muchas veces hablamos del conocimiento por rebosamiento. Esto se refiere al conocimiento que se adquiere sí o sí a lo largo del tiempo, por repetición pura y bruta.Tampoco hay que dejar que la automatización vaya en detrimento de la atención al paciente o peor aún, que nos vuelva meros autómatas que se dedican a recetar medicamentos.

Retomando la idea de la parte académica, vale también en el sentido de que si nos va mal en un examen, lejos de desanimarnos o caer en la abulia, debemos de ser proactivos en la adquisición del conocimiento y si no me funciona un método, vale la pena intentar algo nuevo.

5. Tener un sano escepticismo

En medicina, y virtualmente en todo en la vida, no aplica el “siempre se ha hecho así”, no aplica el conocimiento “basado en eminencias”, de ahí que el modelo epistemológico preponderante sea la “medicina basada en evidencias”, donde el cúmulo de conocimiento impera sobre las opiniones de expertos, grupos científicos e incluso, comadres (chiste interno). Por lo tanto, si bien siempre debemos confiar en el conocimiento de superiores, no está mal preguntar ¿en qué se basa para hacer X o Y?

El escepticismo es una de las piedras angulares del conocimiento, siempre preguntar y siempre preguntarse así mismo también el porqué de una decisión clínica.

¿Te interesa saber más sobre la medicina basada en evidencias? Te invito a ver este video que realicé al respecto.


¿Qué te ha parecido? Agregarías alguna otra característica ¿Qué crees tú que conforma a un buen médico? Me encantaría conocer tu opinión en los comentarios.

Los invito a seguirme en mis redes sociales para más contenido:

➣FACEBOOK: http://bit.ly/2YjFKR2

➣TWITTER: http://bit.ly/2ZpOame

➣INSTAGRAM: http://bit.ly/2Yiorzy